¿Se puede conducir estando de baja?

¿Estás de baja? En un caso así, quizá una de las cosas que más te preocupen es si puedes conducir. ¿Deseas saber la contestación? ¡Te notificamos!

Son muchas las personas que se preguntan si se puede conducir estando de baja. Si a ti asimismo te ataca esta duda, no tienes más que proseguir leyendo para conseguir la contestación.

1. ¿Se puede conducir estando de baja?

Depende. Hay que examinar caso por caso, puesto que el factor que determinará lo que se puede hacer y lo que no a lo largo de la baja, es la causa que ha motivado la incapacidad temporal. La persona que se halla en esta situación, se somete a un tratamiento médico para su restauración. Con lo que de forma abstracta, no va a poder efectuar actividad alguna que pueda dañar este proceso.

No hay una serie de actividades que, de forma valorada o bien por ley, se hallen prohibidas a lo largo de una baja. Con lo que en el caso de dudas, lo mejor es preguntar con el médico si se puede conducir. Mas asimismo es posible intuir lo que se puede hacer y lo que no, conforme el motivo que haya producido la baja.

Es evidente, por servirnos de un ejemplo, que una persona que se haya roto una pierna, no va a poder conducir. No obstante sí va a poder salir de su casa, adoptando las medidas precisas para hacerlo de forma cuidadosa. Puesto que de igual modo, no va a haber ningún inconveniente para conducir cuando la baja se deba a una causa compatible con la conducción.

Que un trabajador de baja médica pueda conducir o bien no, va a depender de la causa que haya motivado la incapacidad temporal. Si esta no impide la conducción, no va a haber ningún motivo para impedírsela.

2. ¿Qué puedo hacer y qué no a lo largo de la baja?

En líneas generales, un trabajador que se halle de baja va a poder efectuar todas y cada una aquellas actividades que no resulten incompatibles con sus restricciones, y que no resulten perjudiciales para su restauración. Tal y como señalábamos ya antes, hay que estudiar cada caso, puesto que las circunstancias de cada incapacidad temporal son diferentes.

No hay inconveniente alguno en que un paciente de baja salga a la calle, si su nosología no se lo impide. Tampoco hay ningún inconveniente en que este viaje, si esto no impide su restauración o bien es una clara señal de que se halla ya recuperado.

Con con respecto a salir de celebración, al tiempo que en ciertos casos puede ser perjudicial para la restauración del paciente, cuando este esté de baja por inconvenientes anímicos, por servirnos de un ejemplo por depresión, lejos de estar prohibido puede resultar positivísimo para su restauración.

Pueden surgir dudas con respecto a si un trabajador que está de baja puede opositar, o bien hacer algún género de examen. En un caso así, del mismo modo, solo cabría la prohibición si este hecho daña su situación clínica. Resulta obvio que si es una oposición que incluye pruebas físicas, que sean de peculiaridades y duración similares a las del trabajo en el que se está de baja, no se van a poder efectuar.

3. ¿Qué afirma la ley a este respecto?

La normal legal que trata este tema es la Ley General de la Seguridad Social, que en su artículo ciento setenta y cinco establece que la prestación económica por incapacidad temporal se va a poder rechazar, cancelar o bien suspender en estos casos:

  • Si el adjudicatario ha actuado de forma fraudulenta para lograr o bien preservar la prestación
  • Si trabaja, sea por cuenta propia o bien ajena

Se le va a poder suspender el subsidio asimismo caso de que, sin causa que lo justifique, el paciente rechace o bien deje el tratamiento fijado. De igual manera, si no comparece a ciertas convocatorias hechas por los médicos adscritos al Instituto Nacional de la Seguridad Social y a las mutuas cooperadoras con la Seguridad Social para examen y reconocimiento médico, va a suspender cautelarmente el derecho, para revisar si la incomparecencia fue justificada o bien no.

4. ¿Cuánto tiempo se puede estar de baja en suma?

Como máximo se puede estar dieciocho meses de baja, sea por enfermedad común o bien profesional. La única diferencia es que en el caso de enfermedad común, se puede entregar en tiempos prorrogables de seis meses, hasta 3 prórrogas.

Si se trata de una enfermedad profesional, el tiempo de duración es de un año, y si pasado este tiempo no fuese aconsejable dar el alta, se podría prologar seis meses más hasta los dieciocho, mas estos últimos serían considerados como contingencia común. Esto es, el paciente no tendría las ventajas propios de la incapacidad temporal por accidente laboral o bien enfermedad profesional.

Una vez pasados los dieciocho meses, el trabajador deberá pasar por un tribunal médico, que va a decidir si darle el alta por sanación. De lo contrario, o sea, si el paciente no está en condiciones de darle el alta, va a haber que concederle una incapacidad permanente. No se debe olvidar que por propia definición, la incapacidad laboral solo impide al trabajador desempeñar su trabajo a lo largo de un tiempo, y una vez agotado este, hay que brindarle otra solución diferente.

Más información

Ley General de la Seguridad Social

Deja un comentario