Qué es el Impuesto de Sucesiones

¿Qué sabemos sobre el impuesto de sucesiones? Toda la información detallada sobre este tributo.

El Impuesto de Sucesiones es un tributo que se produce cuando admitimos una herencia y se halla regulado en la Ley 29/1987, de dieciocho de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Veamos exactamente en qué consiste.

1. ¿Qué es el impuesto de sucesiones?

Cuando una persona muere y deja recursos a sus herederos, estos van a estar obligados a abonar lo que se conoce como “Impuesto de Sucesiones”. Se trata de un impuesto que causa una singular antipatía puesto que, a la muerte de un ser querido debemos incorporarle un trámite que además de esto supone un costo para quien hereda.

En la práctica, el Impuesto de Sucesiones se paga a través del mismo modelo que el de Donaciones, si bien los dos sean muy diferentes.

2. El impuesto de sucesiones, ¿es exactamente el mismo para toda españa?

La contestación en no. Ante todo hay que apuntar que el Impuesto de Sucesiones existe para toda España, ahora bien, se trata de un impuesto que está cedido a las Comunidades Autónomas, de tal modo que tenemos dieciocho sistemas impositivos diferentes, o sea, tal y como si fuesen dieciocho impuestos diferentes que por su parte tienen diferentes tipos y bonificaciones.

De estos dieciocho sistemas impositivos, diecisiete sistemas deben ver con  las Comunidades Autónomas y el otro sobrante es el de régimen común, o sea, para toda España. En la práctica, esto quiere decir que dependiendo del sitio en el que tuviera el domicilio el fallecido o bien el heredero, la cantidad que vamos a deber abonar cuando presentemos el impuesto puede ser realmente diferente.

Hay Comunidades Autónomas donde se han establecido enormes bonificaciones en la cuota que pueden ser debidas por servirnos de un ejemplo a temas de parentesco con el fallecido o bien por el género de recursos que se hereden, de tal modo que heredar entre progenitores y también hijos o bien entre cónyuges tendría un monto mínimo. Estas comunidades son las de la capital española, La Rioja, Cantabria, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Canarias, Galicia, Asturias y Murcia.

En las comunidades de Aragón, Andalucía, Castilla La Mácula y Baleares se han establecido del mismo modo bonificaciones y reducciones en la cuota mas son inferiores. Estas bonificaciones deben ver asimismo con motivos de parentesco con el fallecido o bien por el género de recursos que se hereden.

En Cataluña y Extremadura se sostiene prácticamente exactamente la misma cuota que establece la legislación estatal, o sea,  apenas se aplican bonificaciones o bien reducciones en la cuota.

Finalmente resaltar que en en las  Comunidades de Navarra y el País Vasco  la cuota del impuesto se ha reducido mucho de tal modo que en ellas es donde hallamos las mayores ventajas para el impositor. En verdad cuando quien hereda es el cónyuge, ascendentes (progenitores, abuelos) y descendientes (hijos, nietos), prácticamente no deben abonar cantidad alguna.

3. ¿Hay que abonar el impuesto de sucesiones exista o bien no testamento?

Esta es una de las dudas más usuales que se le presenta a los ciudadanos y la contestación es que sí debe pagarse puesto que el Impuesto de Sucesiones se puede aplicar a todas y cada una herencias, con independencia de que exista o bien no testamento.

4. Documentación a aportar en el momento de liquidar el impuesto de sucesiones

Con carácter general va a deber  aportarse, así como el impreso oficial,  la próxima documentación:

1.      Si existe testamento, presentaremos su primera copia así como la copia simple del mismo.
2.      Certificaciones de defunción del causante y del Registro General de Actos de Última Voluntad.
3.      Copia autorizada de la declaración de herederos. Si esta no estuviese hecha, va a haber que presentar declaración de supuestos herederos señalando su parentesco con el autor.
4.      El contrato o bien contratos de vida contratados o certificación expedida por la empresa aseguradora.
5.      Documentos que justifiquen las cargas, impuestos, deudas y gastos que pretendamos inferir, como hipotecas, préstamos personales, deudas pendientes de pago, etc.
6.      Documentos que acrediten los recursos que tenían el fallecido como escrituras, notas simples registrales, recibos del IBI, etc.
7.      Certificados de los saldos de las cuentas corrientes del fallecido, como del valor de sus acciones y participaciones, si las tuviese.
8.      Copia del documento de identidad tanto del fallecido como de cada uno de ellos de los herederos, si no disponen de etiquetas identificativos.

5. Sitio y forma de presentación del impuesto de sucesiones

El impreso de autoliquidación al lado de los documentos señalados, van a deber presentarse en las Delegaciones Provinciales de la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad Autónoma donde el fallecido tuviese su vivienda frecuente, con independencia del sitio donde se hallen los recursos que se heredan.

En función de la comunidadad autónoma donde nos encontrememos, el término de vivienda frecuente se comprenderá de forma distinta:

  1. Las Comunidades Autónomas de régimen común, esto es, en todas y cada una menos en Navarra y el País Vasco,  se cree que el fallecido tendría su vivienda frecuente en el sitio en el que hubiera vivido un mayor número de días en los 5 años precedentes al fallecimiento.
  2. El País Vasco y Navarra, en cambio, el fallecido tendría su vivienda frecuente en el sitio en el que hubiera vivido más días del año precedente al fallecimiento.

Recientemente ha habido una modificación legal que debe ver en el presunto de que radiquemos fuera de España. En caso de que una persona no radique en España mas lo haga en un país de la UE y muera va a tener exactamente el mismo tratamiento que los residentes en España. Por tanto:

  1. Si tanto el fallecido como los herederos son no residentes en España, se les van a aplicar las reglas de la Comunidad Autónoma donde el fallecido tuviera el mayor valor de sus recursos.
  2. Si el fallecido es no residente en España mas los herederos si viven Aquí, se les van a aplicar las reglas de la Comunidad Autónoma donde vivan.
  3. Si el fallecido es residente en España mas los herederos no viven Aquí se les van a aplicar las reglas de la Comunidad Autónoma donde vivía el fallecido.

Ahora bien cuando muera un no residente en España y que radique en un país que no sea de la UE, los herederos deberán abonar el Impuesto de Sucesiones de conformidad con las reglas estatales, lo que les daña, puesto que deberán abonar una cantidad mayor.

En relación a las cantidades a abonar, existen ciertas Comunidades Autónomas en las que para realizar el ingreso deberemos efectuar obligatoriamente la pertinente autoliquidación, o sea, que va a ser la persona interesada quien deba calcular la cantidad que debe abonar y efectuar su ingreso. En estos casos rellenaremos los formularios oficiales, que van a ser los modelos seiscientos cincuenta y seiscientos sesenta de declaración y de autoliquidación.

El  ingreso lo realizaremos en la entidad de depósito que presta el servicio de caja o bien en sus entidades cooperadoras, esto es, en bancos y cajas.

En otras Comunidades Autónomas no es obligatorio efectuar la autoliquidación, de tal modo que el interesado puede asistir a la Administración eficiente a fin de que sea esta quien calcule y le indique la cantidad que debe abonar. Para esto le presentaremos la documentación que especificamos en el apartado precedente.

6. Plazo de presentación del impuesto de sucesiones

El plazo para presentar el Impuesto sobre Sucesiones es de 6 meses a contar desde el fallecimiento o bien de la declaración de fallecimiento del causante. Es posible solicitar una prórroga para la presentación por plazo de otros seis meses, que empezarán a contarse desde el momento en que concluya el plazo de los seis meses. La prórroga la debemos pedir antes que pasen cinco meses desde el fallecimiento. Hay que tomar en consideración que si nos conceden la prórroga deberemos abonar intereses de demora.

7. Prescripción del impuesto de sucesiones

Las Comunidades Autónomas dispondrán de cuatro años para poder demandar el pago del Impuesto sobre Sucesiones. Si este plazo transcurre, ya no va a ser posible demandarlo.

Deja un comentario