¿Me pueden despedir estando de baja maternal?

Igual has escuchado alguna vez que una trabajadora de maja maternal no puede ser despedida. Mas esta aseveración es muy relativa, con lo que no dudes y descubre todo cuanto precisas saber sobre este tema en InemAyuda, ¡no pierdas detalle!

¿Te preocupa que te puedan despedir estando de baja maternal? Descubre cuáles son tus derechos en frente de un despido a lo largo del tiempo que dura esta situación, ¡te notificamos!

1. ¿Puedo ser despedida mientras que estoy encinta?

Existe una creencia errada de que una mujer no puede ser despedida mientras que está está encinta. Esta idea se fundamenta en que de hecho, estas trabajadoras disfrutan de una protección singular, mas no es absoluta.

En específico, esta protección se traduce en que para despedir a una mujer encinta, deben existir causas justificadas. No es suficiente con indemnizar por despido improcedente y solamente. Si se trata de una trabajadora que se halla en estado, es preciso que se reúnan dos requisitos:

  • Que la empleada preste su conformidad con el despido.
  • Que verdaderamente existan causas para exactamente el mismo.

De no darse estas condiciones, la trabajadora va a poder demandar la readmisión en su puesto, y la resolución de la compañía va a ser considerada como un despido nulo. Se puede destacar que el despido nulo se distingue del despido improcedente. Al contrario, dicha protección singular no se contempla si verdaderamente existen causas justificadas para el despido.

Aunque las trabajadoras embarazadas gozan de una protección singular frente al despido, esta tiene unos límites. O sea, que existen casos en los que sí puede ser despedida.

¿Qué despidos puede padecer una mujer encinta?

Pueden darse exactamente los mismos 3 tipos de despido que en todos y cada uno de los trabajadores:

  • Un despido objetivo: por causas objetivas de la compañía, y con su pertinente aviso previo. La trabajadora va a tener derecho a  indemnización y a cobrar el paro si reúne los requisitos.
  • Un despido disciplinario: por un incumplimiento establecido grave por la parte de la trabajadora. Aquí no hace falta aviso previo, y no hay derecho a indemnización, si bien sí se puede cobrar el paro.
  • O bien un despido colectivo, mediante un ERE. El empresario debe comunicar a la trabajadora los motivos que justifican el despido, y los criterios objetivos que se han observado para designar a los trabajadores perjudicados por exactamente el mismo. En un caso así, la trabajadora va a tener exactamente los mismos derechos que en el despido objetivo.

Si verdaderamente se dan causas para alguno de estos despidos, la trabajadora puede ser despedida si bien esté encinta. Ahora bien, ¿y si se halla de baja por maternidad? Aquí la situación cambia, puesto que la trabajadora no asiste al trabajo. Entonces, ¿puede ser despedida a lo largo de ese tiempo? Veámoslo en el próximo apartado.

2. ¿Me pueden despedir estando de baja maternal?

Durante este tiempo, la trabajadora no asiste a su puesto, por lo que no puede ser objeto de un despido disciplinario. Hay que rememorar que esta clase de despido se da cuando alguien comete un incumplimiento grave del contrato en su puesto de trabajo (por servirnos de un ejemplo, faltando reiteradamente al mismo).

No obstante, puede darse la situación de que la compañía deba reducir personal e inclusive que cerrar por causas económicas. Si ocurriese esto, la trabajadora que se halle de baja maternal sí podría ser despedida, aunque en caso de apreciar demandar, la compañía debe probar que ciertamente se dan las causas aducidas para el despido objetivo o bien colectivo.

Una vez que concluye la baja maternal, la trabajadora tiene la obligación de reincorporarse inmediatamente a su puesto. Si no lo hiciese, y esta actitud se extendiera cierto tiempo, sí podría padecer un despido disciplinario.

3. Despido a lo largo del embarazo o bien la baja maternal, ¿de qué forma se recurre?

Una vez que ha recibido la notificación, la trabajadora cuenta con un plazo de veinte días hábiles para recurrir el despido frente a los Tribunales. Puede hacerlo independientemente de que su contrato sea temporal, indefinido o fijo (estos 2 últimos no son exactamente el mismo género de despido, contra lo que bastantes personas piensan).

No hay por qué razón pasar por el Juzgado necesariamente, puesto que un requisito anticipada a la demanda judicial, es presentar una papeleta de conciliación laboral en el servicio que corresponda a la localidad. Se festeja un acto de conciliación entre la compañía y la trabajadora, en el que las dos partes pueden llegar a un pacto. Aunque es verdad que en esta fase no hace falta contar con letrado, es mejor hacerlo.

Ya festejado el acto de conciliación, sin haber conseguido ningún pacto en exactamente el mismo, se puede interponer una demanda frente al Juzgado de lo Social. Va a tener sitio una vista, y el Juez va a decidir si se trata de un despido nulo o bien un despido procedente, mas jamás improcedente, puesto que como vimos ya antes, en estos casos hay una protección singular.

Si el despido se declarase nulo, la trabajadora se reincorporará a su puesto. Esta asimismo tiene obligación de acatar la resolución judicial, por el hecho de que si no se reincorpora, no va a tener derecho a los sueldos de tramitación, y su actitud va a ser considerada como baja voluntaria, con sus pertinentes efectos (no va a tener derecho a cobrar indemnización alguna, ni tampoco el paro).

4. ¿Cuánto tiempo dura la protección frente al despido?

Esta protección singular de la que venimos hablando dura desde que la trabajadora se queda en estado, si bien la compañía no tenga conocimiento de ello, hasta el instante de concluir la baja maternal, o hasta cuando terminara, en el caso de solicitarla:

  • La excedencia por cuidado de un menor de 3 años.
  • La reducción de jornada hasta el momento en que cumpla 12 años.

Visto de este modo, se puede acabar que esta protección dura desde el principio del embarazo, hasta el momento en que el menor cumpla 12 años, si la trabajadora solicitara la reducción de jornada. Mas la verdad es que dicha protección es menos eficaz de lo deseable, puesto que examinando ciertas sentencias europeas, se puede observar meridianamente que dicha protección es deficiente. La realidad es que los Estados tienen un margen para maniobrar para resguardar en mayor medida a las trabajadoras embarazadas, o bien en ciertas situaciones vistas en el artículo, que verdaderamente no se ejercita en España.

Más información

Estatuto de los Trabajadores

Deja un comentario